Invernar el barco

Una vez acabada la temporada es necesario invernar el barco hasta la próxima vez que volvamos a usarlo. Por ello, con esta nueva entrada del blog queremos dar algunos consejos sobre los cuidados del barco en estos meses en los que no tiene apenas actividad la embarcación, para que la próxima temporada lo encontremos en perfectas condiciones de uso.

En una entrada anterior te mostramos algunos consejos para amarrar el barco en un puerto, una vez hecho esto resulta necesario protegerlo para los meses de Invierno.

Invernar el barco: tipos.

Hay dos formas de invernar el barco, o flote (en el agua) o fuera del agua (marina seca), ambas son válidas y cada una de ellas tiene sus pros y sus contras.  Nuestro consejo es que si  no usamos el barco durante mucho tiempo, procuremos invernar fuera del agua, en marina seca. Esta opción es un poco más costosa económicamente, pero su embarcación lo agradecerá, ya que el agua salada y amarrado durante largo periodo contribuye al deterioro de elementos en contacto con el agua. Además, con los movimientos de vaivén quedan expuestos todas las articulaciones, palo, botavara y lo más importante, un barco que permanece fuera del agua un largo periodo de tiempo nunca será atacado por osmosis.

La gran mayoría de los barcos invernan a flote y cuando llega la hora del mantenimiento externo, se saca del agua durante unos días. Esta es la solución más popular, ya que tiene la gran ventaja de que el día que le apetezca navegar lo podría hacer sin complicaciones.

El siguiente paso una vez tomada la decisión, lo más práctico es elaborar una lista con todos los desperfectos y cosas averiadas que pretendemos corregir. También, debemos incluir en esta lista todas las mejoras que deseamos realizar a nuestro barco. Elabore su presupuesto, y dé prioridad a lo urgente o a las cosas averiadas cuyo deterioro vaya en aumento.

Consejos para invernar el barco:

1. Elección de la marina en la cual va a invernar su barco.

Es importantísimo pedir varios presupuestos de las posibles marinas que se encuentren en su zona para invernar el barco. Si su barco no tiene puerto base fijo, los precios para una embarcación de una eslora de 14- 15 metros pueden oscilar entre 1.400 y 4.800 euros (en puerto más que normalito). Por desgracia los puertos deportivos que tenemos en el mediterráneo no suelen ser baratos, así que nos tocará “regatear”.

invernar el barco temporada baja

 

2. Retirada de todos los elementos desmontables de la cubierta.

Estos son: velas, biminí, lazy-jack, drizas, escotas y demás cabos (en la medida que sea fácil).

Para aumentar la vida útil de las velas, es necesario un buen estado de conservación y cuidado. Por ello, debemos proceder a retirar las velas, extendiéndolas sobre una superficie lisa y revisando las costuras, arañazos, punzonamientos, etc.

El siguiente paso es lavarlas con jabón neutro y secarlas bien al sol. Si fuera posible ponemos sobre las costuras spray impermeabilizante y doblaremos con cuidado para que no sufran cortes o dobleces forzados.

Estos mismos cuidados los realizaremos tanto con biminí como con lazy-jack.

 

3. Cuidados de la instalación eléctrica.

Todos los circuitos eléctricos deben de quedar sin conexión eléctrica a las baterías durante la temporada de invernada. Las baterías deben quedar cargadas a tope y resulta muy conveniente que una vez al mes las recarguemos, con esto estaremos aumentando su vida útil.

Una buena práctica es rociar las conexiones eléctricas, placas de circuitos, bobinados, etc. con spray antihumedad especial para circuitos.

 

4. Mantenimiento del motor principal, motor Fueraborda y cola de hélice.

La lubricación y refrigeración son las bases fundamentales del buen mantenimiento. Realizaremos un cambio de aceite tanto de motor, como de la cola y del filtro de aceite. Aquí no hay que escatimar en frecuencia ni en calidad, ya que los aceites de calidad alargan la vida del motor.

Mantendremos el resto de filtros de gasoil y de aire siempre revisados y a punto.

En cuanto a bomba de agua, comprobaremos el estado del rodete y que el intercambiador de calor, mantenga la temperatura recomendada por el fabricante.

Es necesario llevar siempre repuesto de aceite, líquido refrigerante, rodete y  correa de alternador.

El motor de la embarcación auxiliar fueraborda es también muy importante. Cuando termina la temporada hay que ponerlo en funcionamiento refrigerando en agua dulce para eliminar todos los restos de agua salada. Además, debemos realizar el cambio de aceite lubricante, limpieza de filtro de aire y sacar la gasolina que pueda tener en el depósito. De esta forma la próxima temporada nos dará más alegrías que penas.

 

5. Cuidados de instalaciones sanitarias, aseos, depósitos aguas negras, depósitos agua potable, cocina y sentina.

Comenzaremos con los aseos. Hay que observar si necesita cambio de juntas de goma, por si existieran retroceso en las aguas o pequeñas fugas. Si no es así, procedemos a la limpieza con agua dulce de los inodoros, duchas y lavabos. Estos deben quedar limpios y sin agua en sus conducciones.

Los depósitos de aguas negras, se vacían y se desinfectan con alguno de los productos que podemos encontrar en el mercado.

En cuanto a los depósitos de agua potable, es conveniente dejarlos lo más llenos posible, para que quede la menor cantidad de aire posible en su interior, ya que es el vehículo portador de gérmenes y bacterias. Para evitar contaminación bastará con unas gotas de lejía para desinfectar.

Las sentinas resultan una misión más complicada, ya que requiere de una meticulosa inspección. Puede haber acumulaciones de aguas, aceites o restos de carburantes entre el casco y el cubre casco y esto, se traduce en desagradables olores. Es por tanto, que debemos levantar todas las maderas y trampillas para eliminar estos posibles derrames que no han llegado a la sentina.

Una vez asegurada la ausencia de restos de líquidos, procederemos a secar con una bayeta los restos de humedades.

En la cocina hay que dejar limpios todos los armarios, horno, placa de cocina y restos de agua y suciedad del frigorífico, dejando abierta la puerta durante la invernada. En cuanto al fregadero, hay que endulzar todas las tuberías y dejarlas sin agua.

Como norma general válida para todas las estancias que tenga conexión con el exterior, hay que cerrar todos los grifos de fondo ¡¡¡¡¡¡IMPORTANTÍSIMOOOO!!!!!

 

6. Mantenimiento de textiles (colchones, colchonetas, fundas, etc.).

Es conveniente lavar todas las fundas y dejarlas guardadas hasta el fin de la invernada. ¡Ojo! aconsejamos marcar las fundas antes de quitarlas, seguramente hay algunas casi iguales que luego cuesta mucho averiguar a qué elemente pertenece.

Un remedio contra los olores que hemos probado desde Charter Isla es colocar un pequeño productor de Ozono, es muy económico (aproximadamente 20€) y se coloca durante poco tiempo (una media hora), el ozono oxida los olores y los hace desaparecer. Otra solución es colocar deshumidificadores, también funciona.

 

7. Lonas para tapar casco y bañera.

Las lonas para tapar el casco y bañera son muy buena solución para luchar contra los agentes atmosféricos. Si no vas a utilizar el barco por un tiempo, seguramente te saldrá a cuenta taparlo. En el mercado existen lonas de diferentes dimensiones y calidades que vienen provistas de ojales para que sea fácil la sujeción.

invernar-el-barco-en-invierno

 

8. Fin de Invernada.

Cuando se aproxime el fin de invernada y toque sacar el barco del agua, será la hora de sondear las posibles alternativas y costes de traveling y pintura antifouling. Llega la hora del  “regateo,” los precios pueden variar de un varadero a otro, es por lo que merece la pena tantear un poco el mercado.

Será el momento de tratar y conservar la obra viva del barco. Por ello, debes aprovechar que el barco está fuera para hacer una revisión, y llegado el momento proceder a su reparación. Os dejamos una lista de las cosas necesarias una vez llegado este momento:

  • Lavado de casco con agua a presión.
  • Comprobar la ausencia de indicios de osmosis.
  • Comprobar corrosiones exageradas en cola, averiguar las causas posible derivación eléctrica, etc.
  • Cambiar ánodo de castigo.
  • Comprobar retenes del eje de hélice o cola.
  • Comprobar posibles holguras en el eje del timón.
  • Comprobar pasacascos y grifos de fondo.
  • Comprobar buen funcionamiento hélice de proa.
  • Pintura antifouling en obra viva.
  • Repaso de pequeños daños estéticos, gel-coats y si es necesario pulido o abrillantado del casco.

 

En resumen, hemos tratado de citar las labores de mantenimiento más comunes para invernar el barco. Nos gustaría recalcar (por nuestra experiencia) que llevando de una forma ordenada todas las tareas de invernada, solicitando presupuestos de las mismas y realizándolas en su tiempo, podrás llegar a disfrutar de tu barco sin sobresaltos en la próxima temporada. Además, no te imaginas el ahorro económico que tendrás si sigues nuestros consejos.

Esperemos que te sirvan de ayuda nuestros consejos para invernar el barco. Saludos, marinero. ¡Nos vemos en la próxima entrada al blog!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *